domingo, 16 de agosto de 2009

EL ROJAS Y YO



( Desgarrador testimonio de un dibujante sobre la primera mitad de la década del ´90 del s.XX )

Casi todos los "artistas del Rojas" que puedo recordar se sienten a gusto en los mundos del BOLERO o el KITSCH DEL SIGLO XX y tiendo a percibirlos encapsulados en ese Lebenswelt de tonos agudos, colorido y brillantinoso . Es un registro que puede divertir de ratos, aunque también fastidiar a quien por razones psicogenealógicas está predispuesto a esperar alguna instancia de recogimiento y severidad a la hora de organizar su acción y la manufactura de los bolos a catapultar .
Los "artistas del rojas"no son gente agresiva ( todo lo contrario) pero yo siento que hay importantes zonas de pensamiento que nunca nos serán comunes y que requieren de mi parte manejarse con una mezcla de tacto y disposición a la huida que impide intercambios profundos.
Las preferencias musicales, que organizan mucho ( y seguramente demasiado) mi percepción de la realidad epocal trazan una especie de barrera que impide soñar con una fraternización decisiva.
El tango me parece desde siempre una música de renuncia , fracaso y desmoralización; pero en el bolero veo algo todavía peor, un agujero negro de mala calidad que entuba, de yapa destruyéndolas, energías de veneración que podrían ser mejor usadas en otras áreas de la vida.
Así que abajo las palmeras de utilería, los soleritos y los sombreros con forma de ananá! Yo estoy en plena fase apocalíptica y fantaseo ( sin mucha esperanza) con una media naranja biomecánica de dentadura cromada para pasear por ciudades devastadas en medio de la radiación del último día de la Humanidad...( supongo que ahora es ésto lo que suena más a kitsch que cualquier referencia al bolero...já!...pero por entonces yo sueño con ESO y no con OTRA COSA...).
Acepto que en esos años soy un pobretón pretencioso y sin red, que escucha Neubauten , Foetus o Psychic TV en grabaciones piratas de no demasiada calidad.
Pero en esa música siento liberarse una energía tremenda que no se me revela en las artes visuales, al menos en las artes visuales argentinas que son las que están a mi alcance antes de 1995.
Creo que por entonces salvo Greco y Macció de lo "argentino pintado" no me gusta nada. Tengo una temporada de entusiasmo por los dibujos de Deira, pero qué decir de sus pinturas; son muchas las que no resisten una mirada atenta.
Más decisivo que alguna cuestión de "rechazo" es que me intereso por otros tópicos o "mundos de la mente " que no cotizan en el "mundo del arte del rojas" ;
La Historia Argentina , que a mí me ronda siempre la cabeza, a ellos les importa un pepino . Nada parece importarle menos a un "artista del rojas" que la Historia o el Destino!.
La Ciencia Ficción ; aunque yo estoy "pasándome" a Sartre o a Genet todavía encuentro lugar para Ballard o para releer a Burroughs ( leo Naked Lunch varias veces).
Los exámenes de la secundaria que he reprobado por culpa de alguna novelita de Lovecraft forman legión...todo esa mochila no desparece de la noche a la mañana.
La Biomecánica de Giger es una referencia tenaz, nada elegante y ya en ese momento inactual, pero que no me suelta y me encuentra siempre en órbita de reingreso a sus fauces.
Leo mucho sobre Religiones Comparadas, sin un verdadero orden , sin una guía humana , y en realidad, sin saber para qué!

Está flotando además otro tema; el de que yo acabo de abandonar la carrera de Diseño Gráfico sin que se desvanezcan del todo algunas de sus referencias procedimentales y actitudinales ; el elemento proyectual, el elemento serial, cierto exagerado gusto por la simetría...
Mis entregas, que tantos disgustos me han dado, las voy tirando a la basura sin remordimientos pero no así los libros del Sr. Dorfles...
( continuará )

1 comentario:

  1. Yo jamás me agaché y menos en el Rojas!
    El invicto es cosa sagrada!

    ResponderEliminar